Jul 10, 2020 Pablo García Reflexiones No hay comentarios

Oposición vs Maratón

¿Sabes qué es un maratón? Es una carrera de 42 kms y 195 metros. ¿Sabes qué es una oposición a maestro?
Dos exámenes, uno de 3 horas y 30 minutos y otro de 1 hora.

Si realizáramos una encuesta con estas dos preguntas, estas serían las dos respuestas más comunes. Pero si preguntamos a alguien que haya corrido una maratón o que se haya preparado para unas oposiciones a maestro, la respuesta estaría más completa.

Lo más duro de correr una maratón no es el día que la corres, ese día incluso es el más gratificante emocionalmente hablando. La gran dureza de esta prueba está en su preparación, en todos los entrenamientos que tienes que realizar para llegar a preparar esa carrera. Esos días de comienzo de septiembre cuando aún hace un calor tremendo y tienes que empezar a aumentar el número de kilómetros que tienes que correr. Esos días de noviembre en los que la noche llega con rapidez y tienes que salir a correr recién comido para que no te pille la noche o salir de noche porque tu jornada de trabajo no te ha permitido salir antes a hacer tu entrenamiento. Ese cambio de carácter cuando algo o alguien te impide hacer el entrenamiento que tenías planeado para ese día. También esos domingos de diciembre y enero, cuando te levantas muy temprano para hacer tus entrenamientos más largos o esas carreras que te sirven de preparación para la gran carrera.

Por supuesto el sábado anterior has tenido que estar tranquilito en casa, sin poder salir con tus amigos a tomarte esa tapita o cervecita que tanto te gusta.

Si te has preparado alguna vez para unas oposiciones a maestro habrás encontrado muchas similitudes con lo descrito en el párrafo anterior. ¿Cuántos días has pasado en casa estudiando pasando calor o incluso pasando un poco de frío? ¿Cuántos días te has tenido que quedar en casa mientras tus amigos o amigas estaban en un bar, cine, teatro, píscina, playa, parque, etc…? ¿Cuántas veces te ha cambiado el carácter debido al que el tema que te has estudiado no se te queda, el supuesto te está resultando muy complicado, estás estancada en la programación o simplemente no sabes por qué?

Si aún no te has preparado las oposiciones, seguro que sabes ya a lo que te vas a enfrentar porque te lo han contado o lo has leído y, si no es así, pues te puedes hacer una ligera idea de lo te vas a encontrar.

Pues en los dos casos, tanto si te preparas para correr una maratón como si te preparas para unas oposiciones, es en ese camino que recorres, en esa preparación para el “gran día” donde mayores aprendizajes adquieres: hablamos de compañerismo y de no compañerismo, de conocer a gente buena y no tan buena, de compartir momentos felices y de momentos duros, de saber lo que es la soledad del corredor de fondo y la soledad del opositor, de pasar horas y horas encerrada en una habitación o recorriendo caminos que nunca pensaste que ibas a recorrer, de tener que comprarte otras zapatillas nuevas porque las viejas están gastadas o de tener que ir a comprar tinta para la impresora o bolígrafos porque ya he gastado los que tenía.

Todo ello te hace que el “gran día”, como lo hemos llamado, sea el pico de la montaña, el final del camino, el kilómetro 42 de la maratón, la punta del iceberg o muchas más metáforas que podríamos añadir. Ese día, en el que la noche anterior no has dormido nada o casi nada, que casi no has podido desayunar porque no te entraba nada, que tienes la sensación perpetua de que se te olvida algo o de que no te acuerdas de ningún tema.

Todas esas sensaciones negativas se convierten en positivas cuando te dicen los temas que te han tocado o lees los supuestos que te han entregado. Es ahí cuando empiezas a demostrar todo lo que sabes, todo lo que has estudiado y por todo lo que has luchado durante tu preparación.

Volviendo al símil de la maratón, cuando suena el pistoletazo de salida y tu compañero te dice “vamos a disfrutar de la carrera”. Todas esas sensaciones negativas que tenías antes de empezar se convierten en todo lo contrario cuando terminas el examen o llegas a la meta. Ahora te sientes muy bien, por un lado el cansancio físico se apodera de ti pero por otro lado, tu satisfacción se refleja con forma de sonrisa en tu cara.

¡Has terminado tu maratón vs oposición!

ENHORABUENA

Emilio Martín

Instagram: @emiliomartindominguez

Quizá te interese leer también… ¡Recién graduados! ¿Y ahora qué hago para opositar?

Foto de Escuela creado por freepik – www.freepik.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies